Bruno Zuculini vuelve a Racing que ya acumula cinco incorporaciones

Luego de tantos rumores, finalmente Bruno Zuculini volverá a ponerse la camiseta de Racing cuando finalice su contrato en River. El volante central eligió a la Academia a pesar de tener ofertas del exterior. Gustavo Costas, el flamante entrenador, lo considera un refuerzo clave para el armado del plantel.

Llega en condición de libre tras no haber podido llegar a un arreglo con el Millonario; quiere sumar más minutos. Ya aceptó de palabra el acuerdo y firmará por tres temporadas con el club de Avellaneda. También tenía charlas avanzadas con San Lorenzo y Nacional de Uruguay, que ofrecía más desde lo económico, pero Bruno decidió con su corazón.

A sus 30 años se vuelve a poner la camiseta albiceleste y vuelve a su casa, al club que lo formó y lo vio nacer en el fútbol profesional. Zuculini debutó en el 2010 y al tiempo se lo llevó el Manchester City, luego pasó por clubes como: Valencia, Córdoba CF, Middlesbrough, AEK Atenas, Rayo Vallecano, Hellas Verona y por último River.

Zuculini será el quinto refuerzo de la Academia para esta temporada: se suma a Adrián Maravilla Martínez, Santiago Solari, Facundo Cambeses y Maximiliano Salas. ¿La idea de Costas y la dirigencia? Conseguir un título a nivel local y pelear la Copa Sudamericana.

¿Llega uno más?

En las próximas horas también se podría confirmar la llegada de Santiago Sosa que actualmente se encuentra en Atlanta United. Llegaría a préstamo y con una opción de compra de cuatro millones de dólares por el 80% del pase. El volante de 24 años se marchó a Estados Unidos por seis millones de dólares limpios para River.

Allí no tuvo un rendimiento que le permitió sobresalir y alternó en la titularidad buenas y malas. Racing puso los ojos en el volante para competir de par a par con Zuculini, a fin de suplir la ausencia de Anibal Moreno.

Artículo anteriorCristian Tarragona superó la revisión médica y es el primer refuerzo de San Lorenzo
Artículo siguienteRiver renovó con el juvenil Agustín Ruberto y fijó una cláusula de 35 millones de dólares