Juan Román Riquelme logró una demoledora y aplastante victoria sobre la fórmula macrista y es el nuevo presidente de Boca Juniors

Juan Román Riquelme es el nuevo presidente de Boca Juniors. Junto a Jorge Amor Ameal, el candidato por el oficialismo se impuso ampliamente sobre Andrés Ibarra y Mauricio Macri y tomará las riendas del club por los próximos cuatro años.

Escrutadas las 285 mesas desplegadas en La Bombonera, Román se impuso con el 65.3 por ciento sobre la lista encabezada por Ibarra (34.4 por ciento), obteniendo un total de 30.318 votos y ganando por una diferencia de 14.450.

Los socios terminaron de votar cerca de las 18.45. Pasadas las 19, las urnas fueron trasladadas para la realización de los recuentos y rápidamente sacó ventaja la lista oficialista.

Con una tendencia que parece irreversible, los seguidores de Riquelme anticiparon en inmediaciones de La Bombonera el triunfo del ídolo con cánticos y publicaciones en redes sociales.

Ibarra reconoció la derrota cuando todavía faltaban mesas por escrutar debido a la irreversible tendencia.

«En función de los 3 mil y pico de números de diferencia que tenemos hasta ahora y viendo la proyección que queda, Damas y Vitalicios es el número suficiente para reconocer que hemos perdido», aseguró el candidato oficialista.

Por su parte, Mauricio Macri, compañero de fórmula de Ibarra, se ausentó de las elecciones debido a que estaba de viaje, pero sí se hizo presente pasado el mediodía para votar Martín Palermo, histórico goleador del club y próximo entrenador en el caso se que hubiese ganado la lista opositora.

Pese al temporal climático, se vivió una jornada histórica en Boca: no sólo porque por primera vez las elecciones se realizaron en el campo de juego de La Bombonera, sino también porque participaron 43.367 mil socios, récord absoluto, superando a las del 2019, cuando sufragaron 38 mil personas. Además, los votantes destacaron la organización y velocidad con la que ejercieron el voto.

Para muchos, la elección más importante de la historia del club. De un lado, el oficialismo con el máximo ídolo, Riquelme, como candidato a presidente. Del otro, Macri, uno de los mejores -sino el mejor- dirigentes a lo largo de los más de 100 años que tiene el Xeneize, como aspirante a vicepresidente por la lista opositora encabezada por Ibarra.

Con fuego cruzado de ambos lados y la intervención de la Justicia de por medio, suspendiendo en primer término los comicios que debían realizarse el 3 de diciembre por una denuncia de la oposición, las últimas semanas fueron de campaña fuerte y cancha embarrada. Pero debían hablar las urnas, y los socios se expresaron para la continuidad de Román, quie esta vez será el presidente del club.

La primera fuerte decisión que deberá tomar Riquelme será la del nuevo entrenador, de cara al 2024, en el que Boca no jugará la Copa Libertadores de América, pero tendrá participación en Sudamericana y en los torneos locales.

El que pica en punta es Diego Martínez, quien todavía debe desvincularse formalmente de Huracán, con el que llegó a las instancias finales de la última Copa de la Liga Profesional.

Artículo anteriorMarcelo Moretti es el nuevo presidente de San Lorenzo de Almagro
Artículo siguienteMundial de Clubes: Fluminense, campeón de la Copa Libertadores, va por el pase a la final frente al Al-Ahly