Estudiantes, por las manos de Mansilla, le ganó en los penales a Vélez y es el nuevo campeón de la Copa de la Liga

Estudiantes y Vélez jugaron una gran final en Santiago del Estero, pero el festejo fue sólo platense. Fue empate 1 a 1 durante los 90 minutos y el alargue y la cosa se tuvo que resolver en los penales (4 a 3), donde el arquero Mansilla se lució con nada menos que tres atajadas. Zuqui terminó metiendo el penal del título para delirio pincha. Partidazo de muchos de los pibes velezanos, que merecieron llevarse algo más que el reconocimiento de sus hinchas.

El héroe indiscutible de la jornada santiagueña fue Matías Mansilla, justo en su tierra natal. El nacido en Los Juríes, quien hasta hace poco atajaba para Central Córdoba y llegó a Estudiantes para reemplazar a un ídolo pincha como Mariano Andújar, se erigió como la figura en la definición por penales de la Copa de la Liga. «Estoy muy feliz, se me vienen muchas cosas a la cabeza; lo primero es mi familia, yo soy de acá de Santiago y no lo hubiese soñado. Estar viviendo esto es hermoso», declaró.

No es la primera vez que Mansilla brilla en estas instancias, ya que también fue determinante contra Boca con atajadas a Edinson Cavani y a Nicolás Figal.

«Si bien habíamos estudiado, había chicos (de Vélez) que no tenían penales. La verdad que había muchos chicos y es difícil el análisis. Lo que sí miré era para el banco a todo momento porque, más allá del machete, ellos me indicaban y en el momento, capaz que alguno cambiaba», explicó el arquero sobre el tan famoso machete.

«En el momento por ahí tenés el análisis que hacés con los compañeros y el profe. Pero hay jugadores que cambian. Yo en lo personal trato de ver cómo está el jugador, si está ansioso o apurado y de acuerdo a eso decido», continuó.

Mansilla no pudo atajar los dos primeros penales -Mammana y Sarco- pero se recuperó espectacularmente para quedarse con el tercero (García), el cuarto (Cáseres) y el sexto (Montoro). Sobre este último, explicó: «De Montoro no tenía penales. Lo ví en la carrera como muy tranquilo, por cómo llevaba la pelota. Lo ví como que no estaba muy pisado para cruzar fuerte y decidí ir abierto y gracias a Dios pateó ahí».

Mansilla, de 28 años, llegó a su partido número 20 con Estudiantes, donde recibió 15 goles. El exMidland, Morón y Patronato también aprovechó para tirar un palito al lado de enfrente. «Antes de venir a Estudiantes estuve muy cerca de ir a Vélez. Me dijeron que faltaba el OK del entrenador. Pero bueno, no se dio”, deslizó con ironía.

Artículo anteriorCleveland Cavaliers se quedó con el séptimo y decisivo partido ante Orlando Magic por 106 a 94 y está en las semifinales del Este
Artículo siguienteChampions League: Borussia Dortmund dio el golpe, venció por 1 a 0 al París Saint Germain y es el primer finalista