Denver Nuggets, con un doble agónico de Murray, derrotó a los Lakers por 101 a 99 y lidera 2 a 0 la serie

Redacción Deportes (EE.UU.), 22 abr (EFE).- Jamal Murray firmó este lunes una espectacular canasta sobre la bocina que culminó una remontada de veinte puntos de los Denver Nuggets contra Los Ángeles Lakers (101-99) y le dio ventaja de 2-0 a los vigentes campeones de la NBA en la primera ronda de ‘playoffs’ contra los angelinos.

No tiene fin la pesadilla de los Lakers contra los Nuggets. La de este lunes fue la décima derrota consecutiva de los de púrpura y oro contra Denver, un rival que el año pasado los arrolló en las finales de la Conferencia Oeste y que viajará ahora a Los Ángeles para el tercer y cuarto partido con la moral alta tras una remontada de infarto.

Murray pasó de una noche deslucida, con seis puntos anotados en tres cuartos (3 de 16 en tiros de campo), a ser el héroe con un tiro en suspensión, con paso atrás ante el marcaje de Antony Davis, que desató la euforia absoluta en Denver.

El canadiense acabó su partido con veinte puntos en otra noche asombrosa del serbio Nikola Jokic, el favorito para llevarse su tercer MVP, quien aportó un triple doble de 27 puntos, 20 rebotes y diez asistencias.

Dominante en la pintura, protagonista con dos triples, perfecto desde la línea de libre, capaz de dar pases de ‘quarterback’ desde su mitad de pista, Jokic llevó de la mano a sus Nuggets apoyado por 22 puntos de Michael Porter Jr y por una excelente actuación de líder de Kentavious Caldwell Pope. Sus seis puntos y tres asistencias no reflejan el peso que el ex de los Lakers tuvo en la reacción de los campeones.

Para los Lakers fue un durísimo golpe psicológico tras un partido en el que tuvieron 20 puntos de ventaja en el tercer período. No les bastaron los 32 puntos y once rebotes de un gran Anthony Davis ni los 26 puntos, ocho rebotes y doce asistencias de un LeBron que fue el último en rendirse. D’Angelo Russel aportó 23 puntos y siete triples.

Lo dieron todo los angelinos y colocaron contra la pared a los Nuggets.

Porque los Lakers, tocados en el orgullo tras nueve derrotas seguidas contra Denver, salieron a morder en la Ball Arena. Lo hicieron al ritmo de un Davis contundente con ya 24 puntos en la primera mitad y con un D’Angelo Russell creando peligros constantes desde el arco con un magnífico acierto de seis de siete en triples en los dos primeros cuartos.

Un triple de Austin Reaves culminó el empuje de los angelinos con el triple de la máxima ventaja en el 68-48 con diez minutos exactos por disputarse en el tercer período. Un golpe en la mesa que pudo dejar tocados a los Nuggets y que no lo hizo por la tremenda reacción de los campeones.

Kentavious Caldwell Pope se puso al frente de los Nuggets con un notable compromiso defensivo, incluso conteniendo a LeBron en el uno contra uno, y provocando la cuarta falta de Davis, lo que dejó a los Lakers varios minutos sin su pívot.

En el otro lado de la pista, Caldwell Pope puso el punto de exclamación con un poderoso mate a un parcial de 13-0 que redujo la desventaja a nueve puntos en el 65-74.

Otro 10-1 de los Nuggets en la apertura del cuarto período subió el 81-83 al luminoso y, pese a dos triples seguidos de LeBron, los locales volvieron a poner en equilibrio el choque con un triple de Porter Jr para el empate a 95 con poco más de un minuto por jugar.

Empezó entonces un intercambio de golpes, como en un duelo de boxeo, entre Murray y LeBron. Lo ganó el canadiense, que tras un fallo de James, tomó la responsabilidad del último tiro. Lo conectó desde la distancia media, a pocos pasos de su banquillo, para disparar la euforia de unos Nuggets que avanzan con paso firme hacia la segunda ronda de los ‘playoffs’. EFE

Artículo anteriorLiga Nacional de Básquet: Quimsa venció a La Unión por 92 a 76 y se afirmó en lo más alto de la tabla
Artículo siguienteCopa de la Liga Profesional: Boca y Estudiantes jugarán la semifinal el martes 30 de abril en Córdoba