Masters 1000 de Indian Wells: Alcaraz venció a Marozsan por 6-3 y 6-3 y avanzó a los cuartos de final

El sol aprieta en el desierto californiano y el calor hace que la pelota coja más altura, pero no importa lo prominente que esta sea, pues siempre aparece la raqueta de Carlos Alcaraz al quite. Le devuelve cada golpe a Marozsan, que con el correr de los juegos va disminuyendo su brillo hasta apagarse por completo tras encajar un doble 6-3 del murciano. El rumano, que la temporada pasada protagonizó una de las campanadas cuando, sin haber ganado partido alguno en el circuito profesional y ocupando el 135º del ranking, derrotó a Carlos Alcaraz en el Foro Itálico de Roma, se derretía con el sol estadounidense.

“Estaba nervioso antes del partido, no voy a mentir. Jugar contra alguien que te ha vencido no es fácil. Recuerdo que no tuve opciones aquella vez y afrontar este encuentro era difícil. Así que estoy realmente feliz por cómo lo hice. Empecé muy bien, imponiendo mi estilo y sabía lo que tenía que hacer, mejor que en Roma”, explicaba el prodigio de El Palmar antes de consumar su vendetta. Alcaraz obtuvo de manera solvente su victoria número 50 en Masters 1.000. Solo Rafa Nadal acumuló más (82) antes de cumplir los 21 años. No le podrá alcanzar, porque llegará a esa edad el próximo 5 de mayo. Pero su registro ya es mejor que el de Novak Djokovic a las mismas alturas (48).

Te puede interesar: Redención de Alcaraz ante Aliassime para alcanzar los octavos en Indian Wells

Ante Marozsan como contra Aliassime

Alcaraz se apoyaba sobre los ladrillos cimentados con el triunfo ante Aliassime para repetir resultado en un partido que generaba desconfianzas. Por ello lo jugaba desde la tranquilidad. Sin acelerar el ritmo, prolongando el intercambio de golpes hasta que su juego se impuso. Le costó siete juegos y cuatro bolas de break, pero cuando le rompió el servicio, Marozsan se derrumbó y el resto del primer set fue un monólogo del murciano que se fue encontrando más cómodo a medida que transcurría el encuentro.

El set se resuelve con otra rotura al húngaro y Alcaraz culminando once ganadores, únicamente dos menos que en todo el choque contra Aliassime. “Después de un gran primer set, era el momento de continuar presionando, tratando de lograr el break lo más pronto posible (sumó tres en total), estar arriba en el marcador y no dejarle imponer su juego. Creo que lo hice muy bien para llevarle al límite”, dijo Alcaraz, que volvió a tirar de un práctico orden, que cada vez realiza con más frecuencia, para superar a su rival.

De esa manera, desarmó a un Marozsan que se encontró con la versión rápida, atenta, poderosa y muy diferente a la que se vio en aquel duelo de Roma de Carlitos. “Creo que cometí algunos errores que no quería y eso es lo que tendré que mejorar en el próximo partido. También sacar mejor, aunque no quiere decir que lo haya hecho mal en este partido -sólo perdió 11 puntos con su servicio-”. El próximo obstáculo en el camino se apellida Zverev, su verdugo en el Open de Australia de hace un par de meses. Y, en caso de superarlo, se vería las caras en una hipotética final con Sinner, vencedor en las Antípodas. El recorrido comienza a tener curvas que pronunciadas. Alcaraz, su hoja de ruta trazada.

Artículo anteriorLiga Argentina de Básquet: Ameghino, tras dos caídas en fila, se recuperó con un contundente triunfo sobre Pilar por 99 a 73
Artículo siguienteSebastián Martínez dirigirá River – Gimnasia y Echenique estará en La Plata para dirigir Estudiantes – Boca