Lanús le ganó un emotivo partido a Tigre por 3 a 2 en Victoria y se ubicó como único escolta de la Zona B

Bajo una lluvia intensa, Lanús se lo dio vuelta en su visita a Tigre al vencer 3-2 este lunes y quedar como único escolta de Godoy Cruz, a sólo un punto de la cima de la Copa de la Liga, en la continuidad de la décima fecha.

En un primer tiempo que tuvo como protagonista el agua dentro del campo, la primera situación de peligro fue para el Matador, con un disparo de Blas Armoa dentro del área que desactivó Lucas Acosta con una atajada magistral. No obstante, el Granate iba a recibir el primer golpe tras una mala salida de la defensa, la pelota le quedó a Agustín Cardozo, quien probó desde lejos y el arquero no pudo evitar la apertura.

La alegría en Victoria no iba a durar mucho porque un bochazo de Acosta al área local cayó a los pies de Marcelino Moreno, que controló y definió para igualar. Pero los de «Pipo» Gorosito iban a ponerse otra vez en ventaja antes del descanso por un penal que Gian Nardelli cambió por gol.

En la etapa complementaria, Lanús salió dispuesto a ganarlo: Walter Bou recibió un centro por abajo, giró y tiró al arco para volver a empatar las cosas.

Cinco minutos más tarde, un pase que rompió líneas de Peña Biafore habilitó a Moreno, que remató y Tagliamonte dio un rebote que fue capturado por Brian Aguirre, quien señaló el 3-2 definitivo para el conjunto de Ricardo Zielinski, que sube en silencio y tiene hambre de punta.

En contrapartida y con una nueva derrota (la séptima sobre diez compromisos), el Matador se hunde inexorablemente en el último puesto.

Artículo anteriorMasters 1000 de Indian Wells: Báez y Cerúndolo perdieron y quedaron eliminados
Artículo siguienteDeportivo Riestra venció en Mendoza a Independiente Rivadavia por 2 a 1 y se quedó con el duelo de ascendidos