Recopa Sudamericana: Liga de Quito se quedó con la primera final tras superar en la agonía al Fluminense por 1 a 0

El goleador paraguayo Alex Arce disfrutó de un debut soñado al convertir el gol del triunfo por 1-0 de Liga de Quito sobre el Fluminense de Brasil, en el partido de ida por el título de la Recopa Sudamericana disputado este jueves en la capital ecuatoriana. Arce, que llegó recién esta semana a Quito para vincularse a su nuevo equipo, ingresó al minuto 56 y en el 91 convirtió el gol que puso en ventaja a Liga, que el próximo jueves visitará al Fluminense en el partido final de la presente edición del certamen internacional.

Cuando más cerca estuvo Fluminense de llevarse el empate, el Rey de Copas de Ecuador logró el triunfo para desatar la alegría de unos 35.000 aficionados que llegaron a su estadio. El fantasma de las finales perdidas ante Liga Deportiva Universitaria quedó rondando entre los del club brasileños, que ya habían perdido ante este mismo rival las finales de la Copa Libertadores de 2008 y de la Copa Sudamericana de 2009.

El toque de balón en espacios reducidos, los movimientos precisos y sincronizados en su propia zona, la respuesta oportuna del portero Fabio y la falta de puntería de los atacantes locales le permitieron a Fluminense terminar el primer tiempo sin recibir goles.

A pesar de jugar encerrado en su zona, el equipo que dirige Fernando Diniz fabricó dos llegadas con posibilidad de gol, que logró ganar por experiencia el portero Alexander Domínguez. El guardameta ecuatoriano obligó a Cano a apurarse en el remate y a chocarse con él, el VAR alertó al árbitro colombiano Andrés Rojas que, tras observar la acción, descartó un posible penal. Domínguez también cerró el arco al remate desde corta distancia del colombiano Jhon Arias.

Liga salió al descanso masticando impotencia por la falta de puntería de sus volantes y atacantes que, después de bombardear con ocho remates desde fuera del área, no lograron vulnerar la valla brasileña. La presión del local obligó a un error defensivo, pero el portero Fabio rechazó el balón desde la línea de sentencia, al minuto 4.

Luego Oscar Zambrano probó con dos tiros sin romper el arco contrario, el argentino Lucas Piovi remató apenas desviado y Sebastián González disfrutó de tres ocasiones, una salvada por Fabio, otra con disparo junto al arco y un rebote afuera.

Sobre el final del primer tiempo, Guga rechazó el balón en lo que pudo ser un gol olímpico de Piovi. Desde la reanudación del partido, Fluminense se encerró más en su propia zona para tratar de reducir los espacios al local. El debutante paraguayo Alex Arce y el venezolano Jan Hurtado tampoco lograron rematar con dirección al arco, en otro ataque fallido.

En un nuevo intento de Liga de Quito, el balón se desvió en la pierna de André para salvar una vez más a Fluminense, ante el remate del venezolano Hurtado. El disparo de Lima, que reemplazó al argentino Cano, se estrelló en el travesaño, en uno de los pocos ataques del Flu en el segundo tiempo.

El control de la acciones, frenar al máximo cada vez que debían reanudar el juego en los saques de arco, en los tiros libres o los saques laterales, fue otro de los recursos que utilizó Fluminense para desesperar al rival, que reclamó por cada interrupción al árbitro Rojas. José Quintero también buscó el gol con remate que logró rechazar Fabio.

Hasta que sobre el final del partido, el paraguayo Arce logró romper el cerrojo brasileño, con un leve toque de balón con el pie derecho; el árbitro Rojas recurrió al VAR y corroboró que el debutante paraguayo sí estaba habilitado en la acción.

La revancha se llevará a cabo el próximo jueves en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Artículo anteriorCopa Libertadores: Godoy Cruz cayó en Mendoza ante Colo Colo por 1 a 0 y complicó su clasificación
Artículo siguienteBásquet: Argentina inició su camino rumbo a la Americup con un sólido triunfo sobre Chile por 90 a 78 en Mar del Plata