Con un Campazzo decisivo en el cierre, Real Madrid le ganó al Barcelona por 95 a 92 y es el primer finalista

El Real Madrid se aseguró un lugar en la final de la Liga ACB tras vencer al Barcelona en el Palau 95-92, culminando la serie de semifinales con un contundente 3-0. El equipo de Chus Mateo mostró una consistencia y un poder ofensivo notables a lo largo de la serie, especialmente en el tercer partido, donde Facundo Campazzo brilló con luz propia, registrando 21 puntos y 6 asistencias, consolidándose como el MVP del encuentro.

El partido comenzó con un dominio claro del Madrid, que rápidamente se adelantó en el marcador gracias a la dirección de Campazzo y la eficacia de sus tiradores. El Barça, que había mostrado destellos de lucha en el segundo partido, encontró dificultades para mantener la intensidad y sufrió la pérdida de Vesely por sumar una antideportiva y una técnica, lo que debilitó aún más su estructura defensiva. A pesar de los esfuerzos de Willy Hernangómez y Parker, quienes mantuvieron al equipo catalán en la lucha, la ausencia de Vesely se sintió profundamente.

El tercer cuarto fue una batalla campal, con ambos equipos intercambiando golpes y elevando el nivel de intensidad. Parker y Satoransky intentaron liderar la remontada del Barça, mientras que Musa respondía con canastas cruciales para mantener al Madrid en ventaja. Sin embargo, fue en el último cuarto donde el Real Madrid demostró su superioridad. Poirier, casi ausente en los primeros partidos, emergió con puntos vitales, y un triple de Llull junto con la constante presencia de Campazzo, devolvieron el control a los blancos.

Con el partido empatado a 90 puntos y menos de dos minutos por jugar, cada posesión se volvió crucial. Un monumental tapón de Tavares a Laprovittola, seguido de una canasta de Campazzo, puso al Madrid por delante. El Barça tuvo oportunidades de revertir la situación, pero falló en momentos clave, incluyendo triples errados por Laprovittola (9 asistencias) y Parker (27 puntos). Entonces Facu metió un costa a costa letal que puso el juego 94-90. Dos tiros libres de Tavares sellaron el destino del partido, confirmando el pase del Real Madrid a la final de la Liga ACB.

El Barcelona, que cierra la temporada en blanco, no pudo con la consistencia y el poderío ofensivo del Real Madrid, que ahora espera al vencedor entre Unicaja y UCAM Murcia para disputar la gran final.

Artículo anteriorRiver, con un triplete de Borja, derrotó a Tigre por 3 a 1 en el Monumental y es único escolta
Artículo siguienteAccidente entre camión y colectivo a la altura del puente Andino