Masters 1000 de Montecarlo: Tsitsipas se impuso a Sinner por 6-4, 3-6 y 6-4 y es el primer finalista

Si Stefanos Tsitsipas ha hecho un pacto con la victoria, el acuerdo sigue vigente en el Rolex Monte-Carlo Masters. El griego logró escalar este viernes hasta su tercera final del ATP Masters 1000 monegasco tras un esfuerzo supremo, levantando uno de los partidos más eléctricos de la temporada. Situado ante un enorme reto de tierra batida, con el intenso sol del Mediterráneo como dificultad añadida, el heleno demostró por qué sigue siendo un candidato de primera línea para las grandes citas.

El duodécimo cabeza de serie derrotó al italiano Jannik Sinner, resistiendo por 6-4, 3-6, 6-4 con un manual de juego sobre tierra batida. Tsitsipas se remangó para enderezar el marcador desde la paciencia, la capacidad de sufrimiento y una fe infinita en sus posibilidades, convirtiendo una perseverante versión del italiano en un argumento insuficiente para alcanzar la gran final. En una temporada marcada por el dominio del italiano, Stefanos se atrevió a soñar con un guión alternativo.

«He sido capaz de jugar un tenis del máximo nivel. Jannik ha sido un rival extremadamente complicado, como hemos visto durante todo el año. Es muy consistente y hoy lo pude comprobar con su juego», dijo Tsitsipas. «Es uno de los rivales más duros que he enfrentado y no es sencillo encontrar soluciones. Estoy orgulloso de ello. Me ha planteado un partido muy difícil y la manera en que lo superé es excelente».

El intenso calor del sábado colocó un lienzo ideal para el juego del griego, capaz de combar la pelota a su antojo y disparar con furia desde el fondo de la pista. La velocidad de piernas del italiano fue un complemento ideal, dibujando un partido de ataque permanente entre dos jugadores volcados en la definición. En ese ritmo Tsitsipas atrapó una primera manga impecable, donde no concedió una sola opción de quiebre a su adversario.

Con la confianza por las nubes tras una temporada de ensueño, Sinner comenzó a ganar terreno en Montecarlo. El italiano, lejos del asedio de otros días, se enzarzó en un partido de resistencia. Jannik anuló las seis pelotas de quiebre encaradas en el segundo set, poniendo a prueba la dureza de pensamientos de Tsitsipas. Su revés cruzó la pista con una violencia inusitada, desconociendo el miedo ante el peligro como receta para igualar el partido.

En un choque que rozó las tres horas, el dominio nunca estuvo garantizado a un lado de la red. La exigencia de la batalla hizo estragos en el cuerpo de Sinner, cargado como pocos de competición en la temporada 2024. El italiano, que había inclinado el tercer parcial aprovechando la inercia del encuentro, necesitó la atención del fisioterapeuta con 4-3 en la tercera manga, buscando el alivio en unas piernas que pesaban como el plomo. Esa asistencia médica no sirvió para aplacar las limitaciones del azzurro, cuyos esfuerzos no evitaron que entregase los últimos tres juegos del partido.

Las gradas de la Court Rainier III fueron un fiel reflejo del espíritu generado por Jannik en el circuito ATP Tour. Multitud de banderas y cánticos italianos rodearon el duelo en la arcilla, creando un ambiente favorable para el No. 2 del PIF ATP Rankings. En una comunión perfecta con el guión del partido, la reacción de Jannik fue encendiendo una caldera festiva con el mar como telón de fondo. Una de esas postales que el de San Cándido tardará en olvidar.

El Principado deja en manos de Tsitsipas una prueba de juego. El griego, que acumula dos temporadas sin tocar una copa sobre tierra batida, tendrá la oportunidad de marcar territorio sobre una superficie que domina como pocos en el vestuario. Tsitsipas buscará el título de Montecarlo ante el ganador del duelo que librarán el serbio Novak Djokovic y el noruego Casper Ruud, protagonistas en la última final de Roland Garros. Una prueba del nivel sobre arcilla que exigirá el partido del domingo.

«Me ayudará tener una victoria como esta en mi poder. Poder ganar un partido así con este nivel de tenis me aporta una gran satisfacción», dijo Tsitsipas. «Cuando pones tanto trabajo a diario, este es el tipo de partidos que deseas».

Sinner sale del Principado tras encajar su segunda derrota de la temporada 2024. El italiano, que solamente había perdido con Carlos Alcaraz en las semifinales de Indian Wells a su llegada a Montecarlo, acumula un firme balance de 25-2 en el presente curso. Con una imperdible gira de arcilla por delante, Jannik conserva el No. 2 del PIF ATP Live Rankings con un margen de apenas 105 puntos de ventaja sobre el murciano.

Artículo anteriorPremier League: El Tottenham de «Cuti» Romero sufrió una dura derrota a manos del Newcastle por un rotundo 4 a 0
Artículo siguienteAtlético Madrid, con un gol de Ángel Correa, venció al Girona por 3 a 1 y se afirmó en puestos de Champions