Racing cambió la cara y se impuso con autoridad a Tigre por 3 a 0 en el Cilindro de Avellaneda

Racing ganó, gustó y goleó 3-0 a Tigre en el estadio Cilindro de Avellaneda, por la segunda fecha de la Zona B de la Copa de la Liga Profesional. Agustín Almendra, Roger Martínez y Juanfer Quintero convirtieron los goles de la Academia.

Racing cambió la cara y tuvo revancha ante su gente, para conseguir, con autoridad, el primer triunfo en la era Gustavo Costas. Jugó bien, con un libreto similar al de etapas anteriores en cuanto a la vocación ofensiva, el protagonismo y la intención de asociarse, pero con un matiz de inteligencia y hasta pragmatismo para entender los momentos de partido y manejarlos.

Con medio equipo diferente al del debut, más jugadores de ataque y una interesante disposición táctica a la hora de tener la pelota y salir desde abajo: Sosa de líbero, Rubio y García Basso abiertos, Rojas bien adelantado por izquierda, a la altura del otro wing Solari por derecha, Juanfer, Zuculini y Almendra en la línea media para generar las primeras conexiones y acercarles la pelota a los Martínez, Roger y Adrián.

Es cierto que en una ráfaga, la Academia ya ganaba 2-0. Porque a los 4 minutos, tras una carambola en el área y con atajada mediante de Tagliamonte, Almendra logró meter la pelota entre tantas piernas en la red. Y a los 10′, Roger Martínez anticipó de cabeza en el primer palo un córner cerrado de Juanfer y estiró la ventaja.

Pero si eso pasó, fue también porque con convicción salió desde el primer momento a pasar por encima a su rival. Tigre emparejó promediando la mitad de la primera etapa pero no tuvo peso ofensivo y solo generó una jugada que fue mal definida por Armoa. Motivo por el cual Pipo Gorosito, al igual que en la primera fecha, cambió para el segundo tiempo el ataque.

Sin embargo, a los 25′ del complemento, Juanfer le puso el broche de oro a una noche de lujo para un auspicioso Racing, hasta antes de este partido por nombres, desde ahora, también por lo que supo mostrar. El colombiano recibió del ingresado Martirena en su lugar preferido, la puerta del área, controló con un toque, y la puso en el primer palo con un remate seco y rasante con el segundo toque.

Las únicas manchitas de la noche fueron las salidas de Gabriel Arias y Roger Martínez en el entretiempo: el arquero sintió un pinchazo en el isquiotibial, y el delantero colombiano mostró alguna molestia física, pero la salida a priori respondió más a no arriesgarlo en un contexto de partido controlado.

En la próxima fecha, Racing visitará a Estudiantes de La Plata el lunes, mientras que Tigre recibirá a Boca el mismo día.

Artículo anteriorBelgrano y San Lorenzo quedaron a mano 1 a 1 en el Gigante de Alberdi
Artículo siguienteRiver logró imponer la diferencia de jerarquía y logró un buen triunfo sobre Barracas Central por 2 a 0 en La Fortaleza