Copa Libertadores: Racing sufrió una dura derrota en Medellín ante Atlético Nacional por 4 a 2 y comprometió su clasificación

Gravísimo tropezón de Racing Club en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Atlético Nacional. El conjunto de Fernando Gago cayó por 4-2 ante el conjunto colombiano tras una serie de errores defensivos y tendrá el desafío de revertir la serie la próxima semana en el Cilindro de Avellaneda.

La Academia se metió en un lío cuando parecía que volvía a la vida después de estar en la lona. El 0-3 a cinco minutos para que se cumplieran los 90 reglamentarios era determinante, más allá de que los colombianos no merecían semejante ventaja. Pero a los 86 llegó el descuento de Gonzalo Piovi de penal, y a los 94, por la misma vía, el zurdo volvió a achicar.

Sin embargo, el local sacó del medio tras el 3-2 y en un insólito -y reiterado- error defensivo del conjunto de Avellaneda anotó el cuarto gol a través de Maximiliano Cantera, que sentenció el partido con un doblete para coronar una noche personal inolvidable con tan solo un poco más de media hora en cancha.

Fue increíble el partido que dejó escapar Racing. Lo mereció en gran parte de la noche. Manejó la pelota, dominó los tiempos, marcó el ritmo. Es un equipo que se siente cómodo con la tenencia y apostó a lo que sabe. Pero así como se hace grande en su fortaleza, se minimiza en su mayor debilidad: el aspecto defensivo. La de Gago es una formación que definitivamente tiene muchos errores en el fondo. Y lo pagó carísimo.

A los 34 minutos Atlético Nacional encontró un gol fuera de contexto, a partir de un tiro libre que la Academia regaló cerca del área. Piovi la peinó cerca del punto penal y habilitó a Cristian Zapata, que la empujó al fondo de la red. En el segundo tiempo, tras un contragolpe letal, Jefferson Duque definió abajo del arco y anotó el segundo. A los 83, Cantera encaminó la serie con un cabezazo. 3-0 y Racing entregado.

Una pizca de justicia entró en juego sobre el final. Piovi, con dos remates inatajables desde los doce pasos, uno al palo izquierdo y otro al medio, reavivó a Racing. Lo puso 3-2 y la serie quedaba abierta para definir en Avellaneda. Pero otra vez ese talón de Aquiles en la defensa condenó a los albicelestes: Cantera quedó solo contra Matías Tagliamonte, la picó y puso el cuarto.

Racing remará de muy atrás en el Cilindro. Lo positivo es que, más allá del resultado, demostró que puede ser mejor que su rival. Aunque también que puede ser inferior si no soluciona con urgencia sus falencias defensivas. Será todo un desafío para Gago y la mitad celeste y blanca de Avellaneda.

Artículo anteriorCopa Sudamericana: San Lorenzo, a pura garra y corazón, venció a San Pablo por 1 a 0 por la ida de octavos de final
Artículo siguienteAmistoso: Los Pumas tendrán cinco variantes para recibir a Los Springboks mañana en la cancha de Vélez