Godoy Cruz le asestó un duro golpe a Racing, lo venció por 4 a 2 y lo dejó herido en la previa al clásico

Godoy Cruz de Mendoza (11 puntos) le dio un verdadero mazazo a Racing (12), al derrotarlo por 4-2 en Avellaneda, en partido válido por la octava fecha de la Zona A de la Copa de la Liga Profesional de fútbol (LPF). El equipo dirigido por Juan Antonio Pizzi, que llegaba a este cotejo con una racha de seis juegos sin perder, arribará con más incógnitas que certezas al clásico del próximo fin de semana contra Independiente. El conjunto mendocino, a las órdenes del DT Sebastián Méndez, se impuso con los goles anotados por Cristian Colmán (Pt. 24m. y 40m.), Tomás Badaloni (St. 28m.) y Sebastián Lomónaco (St. 47m.). Los descuentos de la Academia fueron obra de Tomás Chancalay (St. 20m.) y Darío Cvitanich (St. 42m.).

Luego de un breve lapso de estudio, Godoy Cruz se asentó mejor en el campo de juego y empezó a asumir el control, aun teniendo mucho menos el balón. Y el paraguayo Colmán, movedizo e inquieto, se convirtió en el pivote que amenazaba a un fondo racinguista que no hacía pie y penaba por la falta de ‘timing’ de sus marcadores centrales. Entonces, uno de los refuerzos que llegó durante este mercado de pases en el Tomba apareció en escena y quebró la paridad en el tanteador. Iban 24 minutos de la primera mitad, cuando Colmán se elevó más alto que todos (lo dejó el pibe Ivan Maggi en la marca) y metió un frentazo inatajable para el neuquino Gabriel Arias.

Racing intentó reaccionar con espasmos espaciados de Chancalay o Copetti, pero dejaba espacios cada vez que se adelantaba. Y antes de la finalización del primer período, a los 40m., una salida prolija de Leonel González derivó en una pelota hacia Colmán, que le ganó a la salida apurada del guardavallas de la Academia y, con un toque por encima, puso el 2-0 que encendió las alarmas en el conjunto de Avellaneda.

En el segundo tiempo, la claridad de Piatti empezó a gravitar en favor de un Racing que se volcó masivamente al área adversaria, provocando que el Tomba defendiera cada vez más cerca de los dominios del arquero paraguayo Juan Espínola. Sin embargo, las posibilidades de que el equipo de Pizzi descontara dependían –básicamente- de que Godoy Cruz cometiera un grave error en el fondo. Y eso pasó, a los 20m., cuando Damián Pérez quiso habilitar a su arquero, el balón quedó corto y aprovechó Chancalay para meter un toque por encima de la cabeza que se tradujo en el 1-2.

Parecía que Racing disponía de todos los boletos para empatar y, de hecho, lo tuvo Piatti y lo restó sobre la raya Leonel González. Entonces, en una contra, Godoy Cruz aprovechó la categoría del pibe Badaloni, quien metió un zurdazo que se coló en el ángulo a Arias y representó el 3-1 (28m.). La conquista representó un verdadero mazazo para la Academia que siguió insistiendo, más por inercia que con fútbol. Así, el ingresado Darío Cvitanich, con menos de 90 segundos en cancha, la mandó a guardar en la primera pelota que tocó, con un disparo abajo (2-3). Ya en tiempo de descuento, con Racing ‘regalado’ en defensa, Lomónaco definió con jerarquía y estiró la pizarra hacia un 4-2 inexorable.

Godoy Cruz se medirá el sábado próximo ante Arsenal (14.00), mientras que Racing –ese mismo día- animará una nueva edición del clásico con Independiente (21.00), nuevamente en el Cilindro. Ambos partidos pertenecen a la novena fecha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí