Que Mañana!

RADIO EN VIVO

Schwartzman, tras perder el primer set 6-0, dejó en el camino a Donaldson y clasificó a los cuartos de final en Montreal

Otra vez hizo la heroica. El Masters 1000 de Montreal, sexto torneo de esa categoría del año, le sonríe a Diego Schwartzman. El único sobreviviente argentino, Nº36 del ranking mundial de la ATP, venía de levantar cuatro match points ante el austríaco Dominic Thiem (7º) y este jueves consiguió otro triunfo durísimo pero muy festejado. Ahora superó al estadounidense Jared Donaldson (66º) por 0-6, 7-5 y 7-5 para avanzar por segunda vez a cuartos de final de un M1000, primera ocasión en canchas duras.

Schwartzman, con la guía de su compatriota Juan Ignacio Chela, se impuso en dos horas y ocho minutos al joven Donaldson, de 20 años, quien esta temporada había derrotado al porteño en el único duelo previo entre ambos, en el césped del ATP de Eastbourne.

Seguramente “tocado” en el rubro físico por el gran desgaste contra Thiem, el argentino se mostró muy flojo en su juego, con demasiados errores y una extraña falta de lucha. Justo su punto fuerte, el de dar batalla, pelear cada punto a muerte, era su debilidad y por eso se le escurrió en apenas 19 minutos el raro primer set ante el tenista conducido por dos exrepresentantes de la escuela estadounidense de los últimos 20 años, como Mardy Fish y Jan-Michael Gambill.

El “Peque” fue recuperando su puntería y solidez de a poco, aunque el arranque del segundo parcial también lo vio abajo por 0-2. Pasó de ceder los primeros ocho games del encuentro a quedarse con una victoria trabajada pero muy merecida, con contragolpes letales y forzando a los errores a un rival que se mostró molesto en el final. Inclusive, Donaldson llegó a tener vómitos en cancha, en medio del último set.

Schwartzman concretó apenas cinco de las 12 chances de quiebre que tuvo, mientras que el estadounidense remató seis de nueve. Con este éxito, igualó lo hecho en abril último en la arcilla de Monte Carlo, cuando perdió con el posterior campeón, el español Rafael Nadal. Esa había sido su primera vez entre los ocho mejores de un Masters 1000 y ahora tiene el plus de que lo logró en cemento.

El viernes, en cuartos de final, el argentino se medirá con el holandés Robin Haase (52°), sorpresivo verdugo del séptimo cabeza de serie, Grigor Dimitrov (11º).

10 de agosto, 2017 a las 9:48 pm